AmistadesYAmor
MENÚ
Spanish English

Compartir con mis amigos

 

Amistad Pareja Busqueda Avanzada

¿Sabes por qué creemos en los horóscopos y el tarot?

¿Cuántas veces no haz escuchado de ti o de otros frases como?:

• Soy soñador porque soy piscis

• ¿Cómo no ser terco si soy tauro?

• No es sorprendente que sea tan organizado, eso forma parte de mis características como virgo

Y así entre otros… Te pregunto, ¿hay que ser virgo para ser organizado? ¿Será que no hay sagitarios por ejemplo que lo sean?.

Muchas personas dicen: - yo me identifico con las características de mi signo pero no llego al extremo de leer mi horóscopo antes de salir de casa-, y, gracias a Dios que es así porque si leyeran varios, de distintos autores, lo más probable es que encuentren predicciones diferentes. Una de las virtudes que por ejemplo le atribuyen a tauro es su paciencia y yo que nací bajo ese signo les puedo decir que no es precisamente una de mis fortalezas.

Entonces, ¿por qué creemos? Quiero hablarte para ello de un hombre dedicado al espectáculo en el siglo XIX de nombre Barnum a quien le resultaba muy fácil detectar en su público a personas crédulas que antes descripciones vagas de personalidad, creían que estaban hablando de ellas.

Luego, Bertram Forer, un psicólogo norteamericano en 1984, realizó un experimento en su clase donde administró a sus estudiantes un test cuyos resultados reflejaban rasgos de personalidad; lo curioso es que el resultado que se suministró era el mismo pero ellos dijeron que los resultados eran bastante acertados, que los reflejaban, ¿por qué? Sucede que los resultados eran generales, con frases como: “Tienes gran necesidad de gustarles a los demás y de ser admirado”, “Te has dado cuenta de que no es muy adecuado ser demasiado sincero a la hora de revelarte a los demás” y “Tienes tendencia a ser demasiado crítico contigo mismo”; frases con las que la mayoría pudiera identificarse.

De esta manera podemos definir el efecto Forer o efecto Barnum, que es “un sesgo cognitivo que consiste en la facilidad con que algunas personas creen las evaluaciones o los comentarios acerca de su vida o su personalidad por algunos falsos expertos, quienes emiten informaciones muy generales que son válidas para la mayoría de las personas.”

Este efecto no sólo se vincula con la astrología y el tarot, sino que se usa con mucho éxito en la publicidad donde se busca que muchas personas se identifiquen con la persona que va a beneficiarse con la compra de un determinado producto.

Por otra parte, esto tiene que ver también con el deseo de ser de una determinada forma aun cuando no lo seas, por eso muchos pueden aceptar como ciertas afirmaciones sobre su personalidad o destino sólo porque desean que sea así.

Para culminar, un elemento más por el cual solemos creer a tarotistas y astrólogos es por tener un sentimiento de control que nos da certeza y nos permite evadir así sea temporalmente la incertidumbre de lo que pueda suceder.

Lo cierto amigos, es que el ser humano no solo es extremadamente complejo sino único e irrepetible de modo que es una ilusión el querer encasillarlo en un signo o en cualquier otro patrón; adicionalmente, la vida es cambio, incertidumbre, y mucho de lo que ocurre corresponde a nuestros pensamientos, actitudes, decisiones y no a unas cartas de adivinación.

Con amor

Liliana Castiglione Asaro

Psicóloga

Twitter: @LilianaCasti

Instagram: Liliana_castiglione

Facebook: Amistadesyamor

Correo: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Soluciones ARL 82 C.A. RIF: J-31728471-2 Copyright © 2014 - 2018 | Desarrollado por ITMedia